Cruceiros y cruces de los países celtas

El origen y función del cruceiro siempre ha sido una incógnita.

El eterno debate del cruceiro está en si éstos nacieron con el románico o son uno de los resultados de la influencia de las órdenes mendicantes; si la intención del cruceiro es espantar la presencia terrorífica de la Santa Compaña en la encrucijada o de si es un acto devoto o una santificación de costumbres paganas.

¿Qué es un cruceiro?

[Crucero en español].

Cruz de piedra, de dimensiones variables, que se coloca en el cruce de caminos y en los atrios. Suele alzarse sobre una plataforma con peldaños y tiene esculpido el crucifijo y, frecuentemente además, la Piedad o Quinta Angustia. Abundan en Galicia, Irlanda y Bretaña [1].

Cabe añadir a la definición de la RAE que es también un monumento religioso.[2]

Como puntualizó Castelao también, es más correcto llamar cruceiro solamente a las Croix Ornées – cruces solas con más o menos personajes y más o menos ornamentación – y usar la palabra calvarios para referirnos a los monumentos que muestran grandes escenas de la vida y pasión de Jesucristo.

Cruceiro de Culleredo (A Coruña)

Cruceiro de Culleredo (A Coruña)

[1] Definición RAE

[2] Es importante considerar a los cruceiros monumentos, puesto que por no haberles dado la importancia que les corresponde, aún hoy no existe un inventario o censo completo de éstos.

Tipos de cruces según la zona

Existen cruceiros en Galicia y Portugal, cruceiros en Bretaña, aunque de allí cabe destacar más los calvarios, Irlanda e Inglaterra. En España se pueden encontrar en la  Cornisa Cantábrica o en Castilla y León (por ejemplo, en Sepúlveda). También existen en otras partes de España, con diversas características y nombres, por ejemplo, cruz de término, cruz cubierta, y otros. Por herencia cultural ibérica, también son abundantes en la arquitectura colonial de Brasil.

Para ver en grande pincha en la imagen. Todas las ilustraciones son obra de ©Azahara Herrero. Todos los derechos reservados

Origen: Fechas

El origen y función del cruceiro siempre ha sido una incógnita. Para esta entrada he hecho un timeline tanto de los cruceiros de la Bretaña francesa como los de Galicia recogiendo los datos históricos con los que se trabaja para señalar un origen aproximado de estos monumentos.

  • Bretaña francesa:

Para hablar del origen de nuestros cruceiros nos tenemos que ir primero a la Bretaña francesa. En la obra As cruces de pedra na Bretaña, escrito por Castelao en el 1930, nos habla de la isla de Lavré y de que en esta se encuentran dos cruces de forma rudimentaria que bien podrían datar del siglo V, cuando Saint Budoc estableció allí un monasterio. Esta isla posiblemente sea la L’île Lavrec situada en el archipiélago de Bréhat, en el noroeste de Francia y el monasterio al que se refiere, es realmente la abadía de Landevennec.

Algunas de las cruces que se levantan al pie de capillas y en el cruce de caminos de la Bretaña francesa se remontan a la época merovingia (siglos V y VIII); pero según dice una vieja tradición recogida en el siglo XVI por un erudito [1] todas estas cruces fueron levantadas realmente en tiempo de Carlomagno (siglo VIII al siglo IX). Hay varios registros que nos hablan de cruces levantadas para conmemorar triunfos guerreros en Questembert a Peaule (Morbihan), Plourivo y Lancerf (Costas del Norte de Bretaña), pero esto tenemos que cogerlo con pinzas, os cuento por qué: Castelao, cuando escribió Las Cruces de Bretaña posiblemente consultó las mismas fuentes porque en un párrafo confirma la existencia de estas cruces conmemorativas  diciendo lo siguiente:

“En un viejo camino de Questembert a Peaule (Morbihan) se encuentran muchas cruces primitivas que la tradición popular considera como un recuerdo de los triunfos de Alano IV de Bretaña (Alan Fergant) contra los normandos en el año 888”.

¿Y entonces por qué dudamos de que existan este tipo de cruces? Pues porque todo en este párrafo no hay por donde cogerlo: Alano IV de Bretaña no vivió en el año 888 sino que es del siglo XI y no es hasta mediados del siglo X que los normandos no existen como “normando” (habitantes de Normandía). Así que a falta de mejores fuentes, no podemos afirmar que esas cruces provengan de esta época.

En la Bretaña no existen cruceiros románicos. El lech de Rungleo, llamado “Cruz de los doce apóstoles” es la única obra románica de este género. Jean-Marie Abgrall [3] habla de cruces bretonas del siglo XIII publicadas por Viollet-le-Duc; pero es cierto que ahora no se encuentra ninguna cruz perteneciente al siglo XIII, ni tan siquiera al XIV. Casi se puede asegurar que los cruceiros no pasan de finales del XV, según manifestación de los mismos arqueólogos del país. En la Bretaña francesa hay muchos cruceiros del XVI y muchos más aún del XVII.

La primera vez que se menciona una cruz de piedra es en un relato, que hoy debe ser considerado apócrifo,  compuesto en 1167 [2].

  • Irlanda:

En Irlanda las primeras cruces datan del siglo VII y no son high crosses, sino grabados en grandes piedras planas extendidas en el suelo. Las cruces irlandesas propiamente dichas fueron erigidas por los monjes irlandeses al menos desde el siglo VIII, primero en Irlanda (donde sobreviven la mayoría) y más tarde en Gran Bretaña (conservándose en Cornualles, Gales, Northumbria, Escocia, archipiélago de las Hébridas e isla de Iona).

Calvario JOPIG DES RONCES (Plougonven)

Calvario JOPIG DES RONCES (Plougonven)

  • Galicia:

El contexto histórico en el que se desarrollaron los cruceiros gallegos es, claramente, el ambiente religioso creado a partir de la Contrarreforma. No existen cruceiros anteriores al Concilio de Trento que terminó en 1564. La relación del espíritu de laCcontrarreforma con los cruceiros se aprecia en las actas de la sesión XXV y última del Concilio de Trento, en la parte referida a la veneración de reliquias de los Santos y las Imágenes Sagradas que viene a recoger claramente el ánimo que pudo impulsar la aparición de los cruceiros:

“Enseñen también con cuidado los obispos que por medio de las historias de los misterios de nuestra redención, expresadas en pinturas y otras representaciones, se instruye y afirma el pueblo en los artículos de la fe que deben ser recordados y meditados continuamente; y añádase que de todas las sagradas imágenes se saca mucho fruto, no solo porque recuerdan los fieles los beneficios y dones que Jesucristo les ha dado sino que también porque se expresen a la vista del pueblo los milagros que Dios ha obrado por medio de los Santos, y se exciten a adorar y amar a Dios y a practicar obras de Piedad”

También pudo impulsar la aparición de los cruceiros, el que la Inquisición se estableciese en Galicia en 1562. Desde ese año el Santo Tribunal desarrolló poca actividad y de hecho la interrumpió en 1569 para asentarse de forma definitiva en 1574. A partir de entonces la expansión por Galicia del tribunal fue rápida, desarrollando 2.023 procesos hasta el año 1700, periodo que se corresponde con el de la fase de formación y primera expansión de los cruceiros. Sin embargo, no se debe interpretar con los datos existentes hasta ahora, que fue la Inquisición la mano creadora de los cruceiro La Inquisición no fue más que el guardián que depuró de obstáculos el camino a los artistas fervientemente católicos que levantaron los primeros cruceiros. Los cruceiros fueron creados, desarrollados e incluso auspiciados por los obispos post-tridentinos a través de las constituciones sinodales.

En el municipio de O Rosal se encuentran de los de cruceiros más antiguos de los años 1572 y 1573. Hay uno de 1583 en Parada en Nigrán y otro de 1592, el “Cruceiro da Ascensión”. En el ayuntamiento de Las Nieves el cruceiro más antiguo es el del barrio del cruceiro (Santa Eulalia de Batalláns) de 1788; en Caldas de Reis, el Cruceiro de Tibó (Santa María de Caldas de Reis) es del año 1654; en la Cañiza, la Cruz alta do Temperán, marca la fecha de 1719; en Nigrán la Cruz en el atrio de la iglesia de San Félix Nigrán se remonta a 1681 y el de Camos es de 1616. Significativa es la proliferación de cruceiros en Vilagarcía de Arousa: Sotuelo (Rubiáns) 1681, Pazo da Golpelleira (1685), Campanario (1683), Cruceiro da Laxe (1635), Moscallo (1614) y Fontecarmoa 1659. Ninguno es anterior a Trento.

** No se pude considerar el cruceiro de Melide como un cruceiro. La desarmonía entre la cruz gótica y el resto del conjunto monumental es manifiesta. Se desconoce el uso primigenio de esta cruz pero está claro que fue reacondicionada como cruceiro. Igualmente el de la Santísima Trinidad de Baiona, no es un cruceiro en sí, se trata de una cruz monumental y colosal, realizada en piedra y única en Galicia por su forma y probable función.

Origen. Por qué se construyeron.

  • Galicia: es probable, aunque no existe documento alguno que lo pruebe, que las órdenes mendicantes contribuyesen a la expansión de los cruceiros gallegos ya que muchos de ellos forman parte de los Vía Crucis.
    Los cruceiros son levantados por devotos, normalmente un matrimonio o alguien con poder o dinero. Los nombres de éstos suelen estar grabados en las bases.

    Cruceiro de Mourente (Pontevedra), inscrición en el pedestal

  • Irlanda: Una leyenda popular en Irlanda afirma que la cruz fue introducida por San Patricio u otro santo irlandés durante la evangelización de los paganos de la isla, pero no subsiste ninguna cruz procedente de esa temprana época. También se dice que San Patricio unió el símbolo cristiano a una representación circular del sol o de la luna, vinculando así el significado de la cruz a la espiritualidad pagana a fin de transmitir mejor su mensaje. La mayoría de los historiadores están de acuerdo en que el anillo habría sido inicialmente un mero recurso de los escultores para asegurar la estabilidad de las cruces, convirtiéndose luego en un elemento decorativo.
  • Bretaña: En muchos de los pedestales de las cruces de Bretaña se puede leer que su origen proviene de las misiones.

Funciones

Ofrenda floral ante el cruceiro donado por la Casa de Galicia en la Plaza de San Telmo

En un principio los cruceiros tenían un claro sentido religioso, y tenía las mismas funciones que cumplía la cruz durante los primeros siglos del cristianismo. Más tarde fueron sacralizando las encrucijadas y los caminos amparando y guiando a los viajeros, santificando los castros y otros lugares de antiguos ritos paganos. Señalaban la dirección a las iglesias y capillas a la vez que servía de prolongación del ámbito religioso en atrios y cementerios, protegían las cosechas de las agras y el ganado de los campos de la feria, valen de guía en los itinerarios de las peregrinaciones y de las romerías o también en las rutas de comerciantes y arrieros. También marcan los límites de municipios y otras jurisdicciones, presidiendo y adornando las plazas de las villas y señalando la entrada de pazos y casas señoriales.

Muchas veces los cruceiros se levantaron para dar gracias divinas, agradeciendo ayudas recibidas o satisfaciendo penitencias, solicitando oraciones por el beneficio personal o de las ánimas, recogiendo la devoción de los vecinos, acordándose de leyendas o hechos históricos o rememorando visitas de personajes civiles o religiosos. También se levantaron en los lugares donde hubo mala muerte, un hecho luctuoso o una supuesta aparición de la Santa Compaña.

Hoy en día siguen sirviendo de reposo a los cansados viajeros, acogen reuniones vecinales para la discusión de asuntos comunales, presidiendo los festejos populares en las plazas, siendo confidentes de enamorados o testigo de los paliques de las viejas, mientras reciben oraciones de los vecinos y siguen formando parte de las leyendas, ritos y tradiciones populares propias del lugar.

Leyendas

Persisten alrededor de algunos cruceiros, viejas costumbres que en tiempos antiguos estuvieron generalizadas en muchos ejemplares. En los cruceiros situados cerca de los puentes, por ejemplo, se hacían bautismos prenatales; alrededor de otros se hacían ritos de curación de meigallo (hechizos), de tangaraño (raquitismo) y de otras dolencias.  También han estado presentes en los entierros de los pequeños muertos sin bautizar, de las reparticiones de las herencias familiares, del rezo de responsos de camino al cementerio o de ofrendas de los primeros frutos del campo.

Curiosidades y cruceiros curiosos

  • En 2015 aún no hay un censo o inventario completo y riguroso de los cruceiros de Galicia. Se cree que existen entre 10.000 y 15.000 ejemplares. Hay 140 cruceiros en Porriño, 118 en Rianxo, más de 300 en Vilalba, más de 250 en Pontevedra.
  • El Obispo de Saint-Pol-de-Leon, o R.P. Rolland de Neufville, hizo levantar cinco mil cruces y cruceiros de piedra en los caminos de la Bretaña francesa.
  • La mejor de las conservadas cruces celtas irlandesas es la cruz de Muireadach, del siglo X. Se levanta en Monasterboice, condado de Louth.

cruz de Muireadach, del siglo X

 

La Cruz de los cruceiros suelen tener un Cristo crucificado (solo o con una Virgen o con ángeles) en la cara anterior, la que está orientada al camino principal. La imagen de la Virgen o de algún santo suelen situarse en la cara posterior.

Cruceiro de Carril. Escena del paraíso con Adán y Eva y la serpiente.

 

 

Cruceiro de Hío (Cangas)

Cruceiro de Hío (Cangas)

Cruceiro de Cotá en Friol

[1] Jean Rioche. Compendium temporum et historiarum ecclesiasticarum. París, 1576, fº 495.- Bibl. Nat. Imp. H 2089

[2] Conrad. Descriptio ultrisque Britanniae, lib.IX, cap. 56

[3] Jean-Marie Abgrall es historiador francés. Dedicó todos sus estudios a Bretaña y, en particular, a Finisterre.

 

Bibliografía

  • Bonaval e o home santo. (n.d.). Retrieved from http://www.miosperegrinos.es/resources/BONAVAL+E+O+HOME+SANTO.pdf
  • Burgoa Fernández, J. J. (2008). O cruceiro na literatura. Ferrol: Sociedad de Cultura Valle-Inclán.
  • (1930). As cruces de pedra na Bretaña. Vigo [Spain]: Editorial Galaxia.
  • (1990). As cruces de pedra na Galiza. AKAL.
  • (n.d.). [Galipedia]. Retrieved from http://gl.wikipedia.org/wiki/Cruceiro
  • Crucero (monumento). (n.d.). [Wikipedia]. Retrieved from http://es.wikipedia.org/wiki/Crucero_%28monumento%29
  • Orozco Díaz, E. (1975). Manierismo y barroco (2. ed.). Madrid: Ediciones Cátedra.
  • Salvador Fernández de la Cigoña Fraga. (2009). Ecce lignum crucis. Origen de los cruceros gallegos. Glaucopis. Boletín Del Instituto de Estudios Vigueses, 14, 325–334.
  • Xosé Conde Corbal, Alfredo García Alén. (1966). Cruceros, petos y santos / dibujos de Conde Corbal ; prólogo de Alfredo García Alén. Pontevedra.
  • Jean Rioche. Compendium temporum et historiarum ecclesiasticarum. París, 1576, fº 495.- Bibl. Nat. Imp. H 2089
  • Descriptio ultrisque Britanniae, lib.IX, cap. 56

You may also like...

1 Response

  1. 10 marzo, 2015

    […] Como las cápsulas solo permiten un breve acercamiento al tema, todos los puntos de esta entrada están desarrollados de forma más pormenorizada esta entrada.  […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>