Las ciudades sumergidas de los países celtas

Las ciudades asolagadas en Galicia

El exponente más célebre de ciudad sumergida es la Atlántida. En Galicia a estas ciudades, las cuales abundan, se las conoce como Cidades Asolagadas.

En Galicia el mito se sitúa especialmente en los entornos de las lagunas; así por ejemplo, nos podemos encontrar historias entorno a la Laguna de Antela, en la de Cospeito, en la de Doniños o la de Carregal.

En la Laguna de Antela, por ejemplo, cuentan las leyendas locales, que existió allí la ciudad de Antioquía (también llamada Lucerna o Valverde), fundada por el legendario héroe griego Antíoco o Anfíloco, emigrante de la guerra de Troya; ésta fue destruida por Jesús al haberle negado la limosna que pedía.

caballo-de-troya

Al igual que ocurría en la leyenda de la ciudad de Ker-Ys, que os contaré en unos días, en todas las historias de estas lagunas se narra como el destino de una ciudad padeció el castigo divino por su abandono al desenfreno y el paganismo y en donde siempre queda como testimonio, el sonido de las campanas emergiendo hacia la superficie a través de las aguas, símbolo eterno del castigo divino al pecador.

Las historias sobre estas ciudades están muy presentes hoy en día aún, como por ejemplo, hace poco más de 15 años, empezaron a secar el lago de San Martiño en Maside, para ver qué había debajo, pero no lo daban secado. Un día el ingeniero encargado del proyecto dijo que iba a traer unas bombas de achique y se cuenta que inexplicablemente murió al día siguiente.

Aunque más adelante comentaremos que en Irlanda se recogen historias que atestiguan que se pueden ver las ciudades sumergidas cada siete años, en Galicia no se constata un intervalo de aparición en cuanto al numero de años, pero sí es posible verlas en ciertos momentos o festividades. Voy a hacer un breve resumen de cuándo se dice que se pueden ver las ciudades sumergidas según sus leyendas:

  • A Coruña: mediada la noche y en circunstancias especiales se escuchan las campanas mientras que en determinadas épocas del año se pueden distinguir sobre la arena restos de calles, plazas y edificios.
  • Boedo: durante siglos, por la noche, se escuchan ruidos.
  • Cospeito: en las sequías del verano se ven las campanas, las chimeneas de algunas casas y la torre de la iglesia, y se sienten tocar las campanas.
  • Antela: en la mañana de San Juan, con el primer rayo de sol, se puede ver el campanario de la Iglesia. Por otro lado, la noche de Navidad, a las doce en punto, se escucha cantar a los gallos. Además, se cuenta, que es posible ver la ciudad de Antioquía en el Pozo da Meiga.
  • Maside: el día de San Juan, “a las 12 del día por el sol”, se siente tocar las campanas y cantar a los gallos.
  • Alcaián: cantan los gallos a las 12 de la noche de Navidad.
  • Gondaisque (Lugo): en días de mucho sol se ven las torres del campanario.
  • Carregal: en días claros se pueden ver grandes vigas.
  • Isla de San Bertomeu (Noia): en las mareas vivas se ve la ciudad bajo el mar.
  • Bares: se ven restos de una ciudad cuando la marea baja mucho.
  • Narón: en las noches limpias y de aguas tranquilas aparece la torre de la iglesia.

¿Os habéis fijado que en varios lugares se puede escuchar al gallo? Pues bien, esto se cree que puede ser porque todos los pueblos adoraban a dioses paganos muy anteriores a la llegada del cristianismo. Especialmente en honor al “gallo”, símbolo que todavía hoy destaca en torres y campanarios de la campiña gallega o en las torres de las iglesias. El gallo era un símbolo sagrado e iniciático para los celtas. Además cabe destacar que todas las visiones guardan relación con con el solsticio de verano en San Juan o el de invierno en Navidad, señal de que son fiestas ya sagradas antes de la llegada del cristianismo y que éste incorporó a su calendario. El gallo era conocido como un de los emblemas del dios Mercurio, divinidad relacionada con el Más Allá como dios de los caminos y de acompañante de los difuntos al Infierno antiguo. Además, el Mercurio celta es un dios muy venerado por toda Europa, probablemente agachando al dios celta Lug, con referencias también en Galicia (1). En Hispania aparecen gallos en un vaso recuperado en Arcóbriga, en la Celtiberia.

GALLO DE SANTA EULALIA DE BOVEDA

GALLO DE SANTA EULALIA DE BOVEDA

GALLOS DANZANTES DE SANTA EULALIA DE BOVEDA

GALLOS DANZANTES DE SANTA EULALIA DE BOVEDA

Notas:

Santa Eulalia de Bóveda (Santalla de Bóveda en gallego) , es un santuario tardo-romano del siglo III construido a 14 kilómetros de la Antigua Lucus Augusti. Estaba dedicado a la diosa Cibeles y reconvertido al culto de Santa Eulalia.

(1). Ares, 1972. Green, 1992: 96, 110 y 125. Ross, 1967: 107, 187, 206 y 351. Marco, 1994b, 329.

Otras ciudades asolagadas

La existencia de ciudades asolagadas llega también al país celta de Gales. La tradición más famosa es la de Cantre’r Gwaelod que se cree fue hundida en el siglo V (Gwyn Jones, 1979:97-118).
En Cornualles existe un lugar muy célebre, en especial por su relación con las leyendas artúricas a través de la figura de Tristán (sobrino del rey Mark de Cornualles), conocido como Lyonesse. Según la tradición, estaba ocupado por ciudades e iglesias y en 1099 fue anegado por el mar.

Nos tenemos que detener también en Irlanda porque allí hay recogidas numerosas historias sobre ciudades e islas que pueden ser vistas cada siete años. Entre las tierras sumergidas se encuentran la isla de O’Shea, en la Bahía de Dingle, y la isla de Cantillon, al norte de la Península de Dingle.

La principal propiedad de estas islas y ciudades es su invisibilidad, ya que solo se revelan a los hombres cada siete años, frecuentemente anunciando su muerte.

Frame de la película Atlantis: El imperio perdido de Disney

Frame de la película Atlantis: El imperio perdido de Disney

Conclusiones

Analizando en comparativa las historias de ciudades sumergidas gallegas con las de los otros países celtas, ofrecen paralelismos muy claros entre todas.

Por lo tanto es inevitable la vinculación al mundo celta detrás de todas estas historias. Además, existe una aceptación por parte de algunos historiadores de que parte de estas historias pudieran contener parte de raíz histórica real por los restos encontrados en las distintas lagunas (Antonio balboa Salgado, 2006).

Además es indiscutible el peso del cristianismo, ya no solo en estas leyendas, sino en la construcción del folclore.

Bibliografía

  • BOUZAS, Pemón y DOMELO, Xosé Antonio (2010): Mitos, ritos y leyendas de Galicia. Madrid: Martínez Roca.
  • BALBOA SALGADO, Antonio (2006): As cidades asolagadas. As augas e o Alén en Galicia. Noia (A Coruña) : Toxosoutos
  • FRAGUAS FRAGUAS, Antonio (1992): Galicia Máxica. Santiago de Compostela
  • La leyenda de la ciudad sumergida. http://www.amarre.com/html/historias/curiosidades/ys.php [Consulta: miércoles, 26 de marzo]
  • DEL TORO, Suso (2000): El pueblo de la niebla. Editorial Aguliar, Madrid.
  • Hersart de la Villemarqué (traducción de Jordi Quingles) (1999): Relatos populares de Bretaña (Barzaz Breiz), José J. de Olañeta, editor.
  • ROSAPINI REYNOLDS, Roberto (1998): Los celtas: magia, mitos y tradición, Ediciones Continente, Madrid.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>