Lavandeiras da noite

Las Lavandeiras da noite son lavanderas nocturnas que pertenecen a la superstición galaico-portuguesa. Este personaje del que hablaremos hoy es uno de esos personajes que se confunde entre la fantasía/mitología y la realidad. En varias de las entrevistas que pude hacer, las personas entrevistadas reconocieron que habían visto a estas mujeres lavar en los pilones del pueblo y otras decían que eran “habladurías”. En cualquier caso…

¿Qué son las Lavandeiras da noite?

Son mujeres jóvenes o viejas que viven en los bosques, cascadas de los ríos y de las fuentes, en viejas oquedades de los árboles, cuevas, etc. Se las suele ver de noche, lavando trapos manchados en sangre.

Cuando se presentan con apariencia de persona mayor, tienen cabelleras largas y blancas como la espuma, rostro arrugado y los ojos enrojecidos, posiblemente del sollozo continuado por su pena eterna. Normalmente suelen vestir de negro o amarillo.

Cuando son jóvenes parecer tener una relación muy directa con las mouras, de las que ya os hablaré próximamente, y las donas. Tienen el cabello rojo y una gran belleza.

Todas ellas aparecen en la noche de luna o en el alborear, eternamente condenadas a lavar las ropas llenas de sangre de sus propios hijos, muertos al abortar por remedios de las meigas, porque los han asesinado en la misma cuna o porque murieron por un descuido.

Otras historias apuntan a que son los espíritus de las mujeres que murieron en el parto, las que abortaron, o madres de niños muertos sin bautizar.

Nombres que reciben

Lavandeiras, lavandeiras da noite, lavadeiras da lúa, meigas, bruxas lavandeiras o mouras lavandeiras.

Romance da Lavandeira

Lo primero que nos viene a la cabeza cuando pensamos en ellas es el romance y canción de Lavandeira versionada por afamados grupos de música folk como Fuxan os Ventos, Carlos Núñez o Luar na Lubre. Esta canción pertenece al romance recogido por D. Casto Sampedro e Folgar en su conocido cancionero popular, a una mendiga de 68 años llamada Lucía Domínguez, que la cantaba y recitaba en la villa de Cerdedo (Pontevedra) allá por el año 1904.

Era unha noite de lúa
era unha noite clara,
eu pasaba polo río
de volta da muiñada.
Topei unha lavandeira
que lavaba ao par da auga.
Ela lavaba no río
e unha cantiga cantaba
Moza que vés do muíño,
moza que ves pola estrada,
axúdame a retorcer
miña sábana lavada.
¡Santa María te axude
e San Lourenzo te valla!
Desparece a lavandeira
como fumeira espallada
Onde as sábanas tendera
poza de sangue deixara.
Era unha noite de lúa
era unha noite clara

Lavandeiras en Galicia

A las lavandeiras se las suele confundir con meigas y bruxas como en este relato:

“Conta unha lenda que polo San Xoán as meigas saen a media noite para levaren os seus trapos. Quen as queira ver debe recorrer sete ou nove fontes de auga, das que non secan en todo o ano, e cando vaia pola séptima ou a novena, hase atopar con ela” (MINI, MERO, 1996, 130).

“Cuenta una leyenda que por San Juan las meigas salen a media noche para llevar sus trapos. Quien las quiera ver debe recorrer siete o nueve fuentes de agua, de las que no secan en todo el año, y cuando vaya por la séptima o la novena, se va a encontrar con ella”.

Esta confusión con las meigas y brujas también se produce en la Bretaña francesa y en otras partes de Europa como Cataluña.

También se las suele confundir con las mouras como en este relato de Coro do Castelo, Rellas, Silleda – Pontevedra:

“Os da casa Maril sacaron a pía que tiñan os mouros para lavar e levárona para casa; despois de lavar a roupa e colgala, tiñana que recoller antes de poñerse o sol, senón aparecía manchada de sangue”.

“Los de la casa de Maril sacaron la pila que tenían los mouros para lavar y la llevaron para casa; después de lavar la ropa y colgarla, la tenían que recoger antes de ponerse el sol, sino aparecía manchadas de sangre”

Las lavandeiras avisan de la muerte en algunos caso, como lo hace también la compaña (o estadea), las Banshee o Bean Nighe gaélicas. Cuando hay anuncios de muerte o desgracias, ir a lavar al río provocaba un gran miedo.

Es curioso el caso que cuenta Manuel Mandianes sobre las lavandeiras como aureanas [1]:

“As lavandeiras habitan nas profundidades do río Sil, lavando e pulindo pebidas de ouro” ( ANTÓN, Fina e MANDIANES, Manuel, 1998, 166).

“Las lavandeiras habitan en las profundidades del río Sil, lavando y puliendo pepitas de oro”

Aquí las lavandeiras se presentan con las características acuáticas de las rusalki rusas o las gwragedd Anwnn galesas.

Lavandeiras en el resto del mundo

Xoán Xosé Teijeiro Rey apunta la relación que parece existir entre las lavandeiras y la creencia con el rapto de niños que se recoge en la tradición europea, como una manera de explicar las muertes por enfermedades desconocidas que se pensaba eran producidas por seres míticos contra los que había que tomar protecciones.

La creencia en las lavandeiras debió estar extendida por toda Europa, aunque dejó una huella más honda en la zona occidental, pues es donde encontramos más abundancia de estos seres, y con nombres más comunes.

Como comenté arriba tienen relación con las rusalki rusas o las gwragedd Anwnn galesas. Con la bea sidhe banshee cuando la lavandeira tiene relación con la Compaña.

E algunas islas escocesas se habla de la caointeach caoinneag que es similar a la bean nighe, pero como en Asturias y Galicia parte de un golpe con la ropa húmeda los brazos de quienes la molestan mientras hace su tarea.

En la Bretaña, las lavandeiras nocturnas,  tunnerez noz, son totalmente iguales a las gallegas hasta en el nombre, y también se mezclan y confunden con las brujas.

En las zonas catalanas de Pallars y Ribagorza habitan las  encantades, que son una suerte de lavanderas que poseen una colada mágica. Quien obtenga esta ropa, se dice que nunca será pobre (pero tampoco será rico).

En Cantabria, las Anjanas de Treceño, se identifican con las lavanderas, igual que en Galicia con las mouras y donas.

Las lamiñak de Euskadi también se ven lavando ropa en las noches de luna.

Incluso hay una clara referencia en la mitología celta en las leyendas de Cu Chulainn, en las que su buen amigo druida le advierte antes de que entre en batalla de que hay una lavandera en el río y que si acude a ese lugar morirá. El héroe celta hace caso omiso haciendo especial hincapié en que le importa poco que un fantasma lave ropa ensangrentada; poco después muere en esa batalla quizás por despecho de tal funesto espíritu.

 

Cómo protegerse contra ellas

  • No debe intentarse nunca verlas ya que se dice que castigan al curioso embrujándolo
  • También se dice de ellas que atacan a los niños en los regazos de sus madres como muchos tipos de meigas.
  • Otra cuestión a tener en cuenta es su canto seductor, como el hechizo que se suele relacionar con las sirenas. Con él pretenden enmeigar (hechizar) a la persona que lo escuche para que le ayude a retorcer los paños manchados en sangre.
  • Si las ves te van a ofrecer torcer el paño con ellas, si lo haces en el mismo sentido que ellas, esta acción acarreará consecuencias fatales.

 

[1] Las aureanas se presentan en grupos de tres, guardan ls tesoros de castros y fuentes, y quien las quiera poseer debe romper el encanto ofrendando tres panes o tres quesos. Estas ofrendas se convertirán en caballos que sacarán a los encantos de las fuentes. El nombre hace hincapié en el oro que protegen. Se descompone en Ana Áurea, pues las Anas provenían de una antiguo indoeuropeo que significaba ánima.

Bibliografía

  1. Reigosa Carreiras, A., Cuba Rodríguez, X. R., & Enríquez, L. (2000). Diccionario dos seres míticos galegos (Vol. 2{487}). Vigo: Edicións Xerais de Galicia.
  2. Teijeiro Rey, X. X. (2005). Seres gallegos de las aguas: mitología comparada. Noia: Toxosoutos.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>