Mouros

Antes de empezar hay que aclarar un punto importante: mouros y mouras no son lo mismo.

Aunque actualmente a nivel popular ambas criaturas no se diferencien, sí se diferenciaban en su momento y por lo tanto aquí hablaremos de ellos de forma diferenciada como corresponde, sobre todo porque cada uno cumple una función distinta. Por lo tanto no debemos confundir a las mouras con la raza mítica de los mouros, ni pensar que éstos son sus acompañantes masculinos, aunque en algunos relatos se suelen mezclar a los unos con las otras por la sencilla razón de que sus apariciones también tienen lugar en los mismos territorios: en los castros y en los túmulos.

Los mouros básicamente, pertenecerían a una raza de seres ancestrales (con manifestaciones actuales), mientras que las mouras pertenecen al llamado mundo de los elementales o espíritus de la naturaleza. En los mouros prima más el aspecto colectivo, de raza, mientras que en las mouras lo que predomina es la individualidad y lo sobrenatural.

Dicho esto, ¡empecemos a hablar de los mouros!

Mouros

Sobre los mouros empezó a escribir Vicente Risco en Os mouros encantados en la Revista Nós (1927) y también existen referencias a ellos en trabajos llevados a cabo por catalogadores de los castros gallegos, de monumentos del pasado o de ciertos espacios de especial significación local.

¿Qué o quiénes son?

Los mouros son, según las leyendas, “los constructores de los castros, túmulos castillos, petroglifos, rocas, cuevas, etc. Son un pueblo mágico, hoy escondido bajo tierra. A nuestro parecer, son los antiguos habitantes de Galicia, transformados y encantados” (González Reigosa, 2008:171,172). Durante el transcurso del tiempo, la palabra mouro pasó a ser usada como “otro”, “extraño”, “antiguo”, para hablar de cualquier cosa o hecho del pasado que no se podía explicar por otra vía.

En muchas de las historias que podemos leer sobre ellos se les atribuyen cualidades que se contraponen a los labradores, esto era la mayoría de la población gallega hasta bien entrado el siglo XX. En ellas se les describe con una vida poderosa y regalada que es todo lo contrario a lo que era la vida en Galicia.

Miranda recoge un breve cuento de los mouros que permite hacer un bosquejo gráfico de la idea que tenía el pueblo de estos personajes:

“Debajo de los castros está enterrado un mundo oscuro y misterioso que es el lugar de residencia de los mouros. Es un complejo laberinto de cuevas, galerías, túneles y minas escavadas bajo tierra. En él guardan una gran cantidad de tesoros y riquezas. Los túneles y galerías comunican a menudo con un río, fuente o pozo en donde los moradores de los castros acuden a beber, intentando no dejarse ver, o por el agua para ellos y su ganado y para dar de beber a sus caballos. Los restos de las viviendas castreñas, de los recintos defensivos y mismo de los vestigios arqueológicos más comunes son todos obra de los mouros soterrados” (2001:14). “Hacen vida nocturna y normalmente son de color negra o terrosa, aunque algunos son rubios y blancos, luminosos. […] A pesar de su calidad de mágicos, hacen actividades propias de los humanos: cocinan, lavan, tuercen la ropa, la tienden en los monumentos, van por agua…” (Miranda et. al, 2001:17).

Daoine Sidhe, es una especie de sociedad élfica de los cuentos populares inglés. Ellos siempre visten de negro y viajan con cuervos

Daoine Sidhe, es una especie de sociedad élfica de los cuentos populares inglés. Ellos siempre visten de negro y viajan con cuervos

Es curioso que la cultura popular diese como constructores de los castros a los mouros, “y en mucha menor medida, a romanos, franceses o carlistas, no apareciendo ninguna mención a los galaico-romanos, que son los verdaderos constructores/habitantes de estos poblados. Vicente Risco explicó hace años este fenómeno y para ello acudió a la “teoría de las transposiciones” de Rosières. Según esta teoría, los viejos “héroes” son frecuentemente olvidados en la memoria popular y substituidos por otros más recientes”. Si nos fijamos en las las piedras (monumentos) existentes en la Costa da Morte se puede ver que muchos de ellos tienen la palabra “mouro” en el mismo nombre: Pedra moura de Aldemunde (Carballo. IV-III milenio a.C.), A Fornerlla dos Mouros de Aprazaduiro (Laxe. 2500-2000 a.C.), A Pedra Moura de Monte Carnio (Vimianzo. IV-III milenio a.C.) y un largo etcétera.
 

A Fornerlla dos Mouros de Aprazaduiro (Laxe. 2500-2000 a.C.)

A Fornerlla dos Mouros de Aprazaduiro (Laxe. 2500-2000 a.C.)

Mouros en el resto del mundo

Como pasa siempre y es algo que me fascina, casi todos los seres de nuestra cultura tienen conexión con las culturas célticas o del norte de Europa. Aquí os dejo algunos ejemplos: los mouros son comparables con los Pictos escoceses, con los Daoine Sidhe, los Tuatha de Dannan y Fennianos irlandeses, con los Twlwith Teg galeses, los Korred bretones, los Spriggans córnicos, los Sleigh Beggey de Man, los Thusser noruegos, los Maanväki fineses… Al igual que la mayoría de estos personajes, los mouros viven asociados a algún monumento megalítico, conocen donde están escondidos todos los tesoros, y a muchos de ellos también se les asocia la propia construcción del monumento. 

Bibliografía 

  • Entrevista personal a Reigosa Carreiras (8 de agosto de 2013):

    Antonio Reigosa Carreiras, nado en Zoñán (Mondoñedo) es un escritor, conferenciante e investigador de la mitología popular y de la literatura gallega de tradición oral. Trabaja en el Museo Provincial de Lugo. Es cofundador de “Chaira”, grupo de Investigación Etnográfica (Lugo, 1992), participando en campañas de recogida de literatura oral en distintos ayuntamientos de la provincia de Lugo. Consiguió galardones en el concurso “Breogán” de cuentos del Centro Gallego de Baracaldo (1988) y en el Certamen “Meigas e Trasgos” (Sarria, Lugo, 1989). Ha conseguido los premios “Manuel Mato Vizoso” (Vilalba, Lugo, 1989), el “Certamen Nacional de Prensa, Radio y Televisión de Artes y Tradiciones Populares” del Ministerio de Cultura, (Madrid, 1987), “O Facho” (A Coruña, 1989), el “Merlín” de Literatura Infantil y Juvenil (1998), el “Supernova” de Literatura Infantil y Juvenil (Televisión de Lugo, 1999) y el “Raíña Lupa” (Diputación de A Coruña, 2000).

  • ALBERRO, Manuel (2004): Diccionario mitológico y folklórico céltico: desde Galicia a las Islas Shetland, pasando por Bretaña, Irlanda, Isla de Man, Cornualles, Gales, Escocia y las Islas Orkney. Betanzos A Coruña: Briga
  • REIGOSA CARREIRAS, Antonio, CUBA RODRÍGUEZ, Xosé Ramón y ENRÍQUEZ, Lázaro (2000): Diccionario dos seres míticos galegos. Vigo: Edicións Xerais de Galicia.
  • MIRANDA, Xosé, REIGOSA CARREIRAS, Antonio, CUBA RODRÍGUEZ, Xosé Ramiro, FRA, Irene, LORENZO, Fino, ENJAMIO y NOVOA, Teresa (2001): Pequena mitoloxía de Galicia. Vigo: Edicións Xerais de Galicia.
  • CALLEJO CABO, Jesús (1995) Madrid: Edaf.
  • GONZÁLEZ REBOREDO, Xosé Manuel (1995): Lendas galegas de tradición oral.
  • RODRÍGUEZ IGLESIAS, Francisco, GONZÁLEZ REBOREDO, Xosé Manuel, VILAR ALVAREZ, Manuel, SALGADO, Jose Manuel y RIAL, Anxo (2004): Galicia de lenda. A Coruña: Hércules de Ediciones.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>